Las cajas de luz – Shane Jones

Posted on marzo 17, 2011

0


El mes pasado se publicaba en internet este interesante trailer del corto estrenado en la Berlinale Scenes from the suburbs. Dicho mini film (como se ha dado a llamar -eso del mediometraje suena mal-) ha sido rodado por el director independiente Spike Jonze, a partir de un guión en colaboración conjunta con los dos hermanos integrantes de la banda Arcade Fire, Win y William Butler.

Arcade Fire, conjunto musical que por su parte ganó, con más o menos escándalo por parte sus fans (recordemos que la competencia en su categoría eran Eminem, Katy Perry, Lady Gaga y una tal Lady Antebellum -¿?-) los últimos Grammy celebrados también el pasado mes de Febrero por mejor álbum del 2010 con The Suburbs.

Como resultado de esta unión, la cinta está llamada a ser todo un éxito entre el mundo moderno (y que nadie se mosquee, que aquí también la esperamos como agua de mayo), sea porque el público llegue reclamado por Jonze, sea porque llegue reclamado por Arcade Fire o sea por la unión de ambos, opción por la que más apostaría dado que los referentes culturales contemporáneos los unen como dos de los grandes representantes de la cultura indie actual.

¿Dónde situar Las cajas de luz en relación a todo esto?
Empecemos por la noticia de la compra por parte de Spike Jonze de los derechos del libro, abriendo la posibilidad de una próxima adaptación al cine de dicha historia. Este apadrinamiento en toda regla eleva, de la noche a la mañana, la fama de Shane Jones, su autor, como la espuma a los cielos del reconocimiento cool, cosa que ya es un hecho: de la publicación de su obra en una pequeña editorial americana a su reedición por parte de Penguin tras el surgimiento de la noticia del interés de Jonze y una extraordinaria subida de las ventas.

Proclamado como El principito del siglo xxi como reclamo editorial (desafortunado), nos encontramos ante una historia con tintes de cuento oscuro (al menos no hay nada de Tim Burton en ello) en la que los habitantes de un pueblo inician una revolución (énfasis en la reaparición de la temática de la revolución por segunda reseña consecutiva) contra Febrero y su tristeza que, entre otras cosas, secuestra niños, crea la melancolía y la tristeza y prohibe el vuelo en todas sus variantes (de globos, cometas…)
Tras este argumento se esconde una historia mucho más simple de lo que aparenta formal y estructuralmente a primera vista: la distribución de la tipografía, por ejemplo, es el resultado de una excentricidad inustificada y pomposa y no producto de una experimentación oportuna.

Mientras vayamos avanzando la trama iremos descubriendo el segundo de los nexos de unión que hemos establecido al inicio de esta entrada: Arcade Fire. Si bien a Spike Jonze la inspiración para su corto le ha venido por el disco The suburbs, más de lo mismo le ha sucedido a Jones, aunque retrocediendo un poquito en el tiempo hasta ese año 2004 en que apareció su enorme y prodigioso debut Funeral. La temática de los niños perdidos, el ambiente frío e invernal en el que se desarrolla la acción, casi apocalíptico pero igualmente lírico y romántico; las ansias de revolución, los sacerdotes y demás antagonistas que ejercen la represión…todo ello parece beber directamente de las letras y ritmos del grupo de Canadá así como (más específicamente) de su inquietante videoclip de Neighborhood #3 (Power out): comprobar vosotros mismos aquí tras leer el libro.

En definitiva, nos encontramos ante un producto de la ingeniería comercial indie (que también la hay). Un híbrido de referencias descaradas en una historia no lo suficientemente fuerte como para sostenerse sin dichas referencias. Esperaremos a seguir viendo las notícias que surgen de Spike Jonze, del cual con su poderío visual creemos que podrá realizar un ejercicio más que interesante (es decir, mejorarlo) en su formato cinematográfico.

Anuncios