Me acuerdo (Joe Brainard)

Posted on septiembre 7, 2010

0


Me gusta cuando las erratas se inclinan por apuestas algo rompedoras. Cuando consiguen sorprenderme, hacerme reír o cuando me hacen sentir cercano a lo que leo.

Me gusta reflexionar sobre la memoria.

Me gusta como Brainard, sin hacerlo expresamente, reflexiona sobre la memoria.

Me gusta seguir pensando que la memoria es anárquica. Y la forma en que traduce y lleva a su terreno Joe Brainard el hecho de que la memoria sea anárquica.

Me gusta Me acuerdo de poner los ojos bizcos y de que me dijesen que no lo hiciese porque se me podían quedar así y ser bizco de por vida (pág. 82)

Me gusta la infinita intimidad expresada en el libro. La valentía que desprenden algunas de las confesiones de Brainard. Las inquietudes de este personaje proustiano.

Me gusta todo aquello que forma parte tanto de Brainard como del inconsciente colectivo. Como a través de los detalles comunes a todo ser humano provoca una agradable sensación de reconocimiento y nostalgia.

Me gusta que tanta gente -entre ellos Perec- haya continuado su fórmula: sencilla, práctica, bella e hipnótica.

Me gustan las películas de Alain Resnais en que intenta simular los engranajes mentales referentes al recuerdo.

Me gusta “El año pasado en Marienbad”. Y “Je t’aime, je t’aime”.

Me gusta su revisión por Kauffman y Gondry en “Olvídate de mí”. (No me gusta la traducción de un título tan intraducible como “Eternal sunshine of a spotless mind”).

Me gusta la deconstrucción que se hacen en estas películas de una mente enferma de amor. De como los recuerdos frágiles de sus personajes flotan a la deriva y se reproducen en el espectador como un viaje laberíntico de imágenes retorcidas que, sin sentido único, adquieren el significado con el conjunto global.

Me gusta como Resnais rompió con los cánones clásicos de la historia del cine.

Me gusta como Brainard rompe con los cánones clásicos de la biografía. Y como, a su vez, consigue crear unas memorias tanto más sinceras, cercanas y cálidas.

Me gusta Me acuerdo de los grabados en los pupitres y de pasar la punta del boli una y otra vez por encima (pág. 93)

Me gusta como este “Me acuerdo” refleja al detalle la sociedad americana de los 40-50. La manera en que muestra de forma sutil y, siempre desde una visión personal, detalles sociales que van desde los pensamientos raciales a los envoltorios de diferentes productos pasando por detalles sobre chucherías o moda.

Me gusta como trata sin tapujos los temas de índole sexual. De ahí la valentía, en cuanto a expresar complejos, inquietudes, sueños húmedos y diversas experiencias sexuales (fracasadas o no).

Me gusta la inocencia que desprenden los “Me acuerdo” que se refieren a su infancia.

Me gusta pensar que Isabel Coixet debe (directa o indirectamente) mucho a “Me acuerdo”. Al menos esa Isabel Coixet obsesionada con las lavanderías, el ColaCao y esos detalles que pasan desapercibidos pero que, realizando el ejercicio de “Me acuerdo”, salen a la luz acompañados de sentimientos de agradable melancolía, amor y felicidad. Aunque Isabel Coixet los haya convertido en cansinos.

Me gusta pensar que Brainard los formula de tal forma que cada frase se convierte en un pequeño tesoro escondido en juventud y encontrado en madurez.

Me gusta, aunque me reitere, el hipnotismo de sus páginas y la continuidad sonora y ritmica que desprenden sus frases una vez cerrado el libro.

Me gusta cuando Brainard se dirige directamente al lector, rompiendo momentáneamente la hipnosis, para reírse de sus propios “Me acuerdo”. Como crea un lazo de todavía más confianza y sinceridad cada vez que lo hace.

Me gusta la aparente sensación de que nunca pueden acabar de aparecer los “Me acuerdo”.

Me gusta descubrir entre líneas la asociación de ideas que unen un “Me acuerdo” con el siguiente. Descubrir como la mano pasea directamente entre recuerdos de forma subconsciente, a través de pequeños saltos unas veces, a grandes zancadas otras.

Me gusta Me acuerdo de los calcetines que siempre se te bajan (pág. 55)

Me gusta cuando un libro tan universal como este “Me acuerdo”, se hace con un pedacito más de universo al traducirse a nuestro idioma.

Me gusta haber descubierto a Brainard.

Me gusta Brainard.

Me gusta mucho “Me acuerdo”.

Anuncios
Posted in: Sin categoría